Cómo usar la música para motivar a tus empleados

21/10/2019

Un buen ambiente de trabajo muchas veces importa casi tanto como el salario o los días de vacaciones, y la música es un factor a tener en cuenta para mejorarlo.

Según un estudio realizado en el Laboratorio de Neurociencia de la Universidad de Stanford, la música implica las áreas del cerebro que gobiernan la capacidad de atención, las capacidades predictivas y la retención de la memoria. Por tanto, cuando escuchamos una melodía, se activa nuestra atención, es más fácil memorizar las cosas y se despierta la intuición o esta inteligencia subjetiva que es capaz de percatarse de detalles más sutiles en las situaciones y el entorno. “Los estudios demuestran que la música mejora la efectividad en el lugar de trabajo, en reducir el estrés y la depresión de los empleados, disminuyendo la rotación del personal y ahorrando altos costes a las empresas”, dice Joe Lamond, CEO de la Asociación Nacional de Comerciantes de Música en Estados Unidos.

La elección de la música importa; no es lo mismo estudiar escuchando Metálica que hacerlo escuchando a Bob Marley o la banda sonora de una película. Dependiendo del efecto que queramos obtener, es importante escoger un estilo musical que tenga un ritmo y una vibración afín, ya que el tempo de la música genera orden mental.

La música tranquila y melódica es más adecuada para conseguir altos estados de concentración. Canciones con mucho ritmo y presencia vocal nos mantienen despiertos e incluso nos aceleran, y son adecuadas cuando se deben hacer tareas muy mecánicas. La música demasiado activa generalmente no se aconseja en el entorno de trabajo ya que distrae, excita y crispa el sistema nervioso.

Sabemos que es difícil contentar a todos los empleados con la misma música y también depende del sector, la actividad y las funciones del personal. Pero invitarlos a escoger la música de su lugar de trabajo, o realizar listas de canciones para cada situación (canciones de celebración de un éxito, canciones animadas para aumentar la productividad, música relajante después de una situación de estrés, etc.) puede ser una buena manera de motivar a los trabajadores y aumentar la cohesión del equipo.